Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

23

Julio 13

Emprender SÍ se puede

En estos momentos la crisis económica puede suponer un cambio de modelo que traerá consigo nuevas formas de consumo y nuevas oportunidades para quien sepa apreciarlas.

Artículo realizado por: Mariano Espallargas Monserrate, Director de Creación de Empresas y Competitividad. Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza.

En la actualidad, el ciclo económico que atravesamos así como las perspectivas que se plantean para el futuro más inmediato, hacen que se pospongan los ánimos de emprendedores con proyectos empresariales por oportunidad. Sobre este hecho también ha influido la falta de crédito que impera en los mercados financieros y que ha desanimado a quienes no tenían proyectos consolidados.

Sin embargo, existe una corriente que no cesa y va en dirección opuesta. Nos encontramos con una enorme bolsa de trabajadores y profesionales en situación de desempleo y que, dadas las circunstancias, son empujados a ponerse manos a la obra y a iniciar actividades por cuenta propia para aliviar su situación económica que se degrada mes tras mes. Son los conocidos como «emprendedores por necesidad».

Este perfil del emprendedor revela una motivación ligada a su propia necesidad y se muestra más realista con su situación personal. Se trata a grandes rasgos de proyectos que requieren menor inversión económica, y cuyas actividades no implican conocimientos específicos de alta capacitación (en ocasiones). Muchos de ellos son negocios ligados a la venta al detalle y servicios personales de proximidad, aunque no faltan la hostelería en formatos muy imaginativos, los servicios turísticos, traspasos de negocios, etc.

Por otro lado, la dificultad de acceso al circuito del crédito tradicional de las instituciones financieras no sólo supone un nuevo motivo para dilatar estos planes, sino que genera serios problemas para quienes sí deciden continuar llevándolos adelante en este momento. Las empresas que en la actualidad continúan en funcionamiento han experimentado fuertes restricciones en sus productos financieros, justificado o no, y un encarecimiento del coste de los mismos. Muchas de ellas han abandonado la búsqueda de financiación a través de canales tradicionales por otras alternativas como pueden ser las redes de inversores, los sistemas de crowdfunding, que son sistemas que poco a poco van haciéndose cada vez más populares en España.

El Área de Creación de Empresas de la Cámara de Zaragoza presta un servicio a emprendedores y a empresas que tienen una idea de negocio y necesitan el apoyo de profesionales para su puesta en marcha o desarrollo. Los servicios del Área dan respuesta a todas las cuestiones que deben contemplarse para poder tomar la decisión de emprender con las máximas garantías.

Los objetivos para desarrollar las actividades del Área se fundamentan en la prestación de servicios de calidad y alto valor añadido. Se desarrollan aspectos de innovación en los procesos de asesoría y prestación de servicios para la mejora continua de las asistencias prestadas a empresas y emprendedores.

El Área de Creación de Empresas, en el ámbito del emprendimiento para la dinamización del tejido económico de Zaragoza y su provincia, desarrolla su actividad sobre tres niveles de intervención:

  • Promoción del espíritu emprendedor.
  • Información, orientación y asistencia técnica en la creación de empresas y su tramitación.
  • Acompañamiento y consolidación de nuevas empresas ya creadas.

A) Dentro del primer grupo, promoción del espíritu emprendedor, se reúnen las actividades dirigidas a generar interés por el mundo de la empresa y la cultura sobre el emprendimiento.

  • Las sesiones de «Aprender a emprender» están fundamentalmente dirigidas a estudiantes en diferentes estadios de su formación, desde el Instituto hasta la Universidad, pasando por las FP y las escuelas taller. Se quiere llamar la atención sobre el mundo de la empresa y ayudar a los centros formativos a orientar a los alumnos las capacidades y las habilidades de sus alumnos hacia un mundo de aplicación concreta de los conocimientos que se adquieren.
  • Las colaboraciones con la Universidad están ideadas para promover la cultura de la empresa en los grados de Administración y dirección de empresas, fundamentalmente. Se hace el esfuerzo de llegar a la mayor cantidad de alumnos universitarios para fomentar la cultura del emprendimiento. En la Universidad existe un gran tesoro de capacitaciones técnicas en muchísimas ramas de conocimiento. Son un talento sin explotar. Nuestro objetivo es convertir ese conocimiento en utilidad práctica.
  • La Cámara en su página web también pone a disposición de los emprendedores un canal de atención para solucionar dudas y preguntas en el ámbito de la creación de empresas. Las principales consultas están referidas principalmente a dudas con la primera instalación de su empresa.

B) El segundo nivel de atención son las actividades orientadas al desarrollo de la idea de negocio. Se dirigen a las personas que manifiestan interés por iniciar una actividad por cuenta propia o por quienes tienen una idea de negocio pero necesitan un apoyo profesional para transformar su idea en modelo de negocio. Se realizan actividades como:

  • Talleres paso a paso, donde se dan a conocer los rudimentos de lo que supone poner en marcha una empresa, dirigidos a las personas que no han tenido contacto con el mundo empresarial. Se realizan más de 40 talleres anuales.
  • Especial atención recibe el emprendimiento en el mundo rural. Dadas sus características espaciales de diseminación, accesibilidad y despoblación, requiere un tratamiento especial. El programa PAED se desarrolla desde hace más de diez años bajo el impulso de la Dirección General de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón y sólo en 2012 se han atendido más de 340 proyectos emprendedores. Algunos de ellos no llegarán a ponerse en marcha por motivos muy diversos, pero mediante la asistencia a estos programas se ayuda a minimizar el fracaso empresarial, que es por otra parte un activo muy importante para no hipotecar recursos humanos y económicos que pueden ser reconducidos o aprovechados en otros proyectos dada la fragilidad del ecosistema empresarial en estas zonas.
  • En talleres intensivos de varias sesiones (hasta 20/25 horas) se analizan y enseñan de forma pormenorizada aspectos concretos de la gestión de la futura empresa. Es fundamental desarrollar la capacidad de gestión de las empresas promovidas por los emprendedores, y de esta manera se programan el curso, los talleres y los seminarios, que dotarán de mayores habilidades para mantener esas empresas en beneficios. Este año se han impartido 6 cursos en los que se ha capacitado a unas 110 personas.
  • También se dinamiza con píldoras formativas y asesorías personalizadas en temas relacionados con el mundo empresarial a las iniciativas emprendedoras instaladas en viveros de empresa promovidos por la Administración local.
  • Actividades relacionadas con la financiación para buscar inversores en colaboración con redes de inversores.
  • Muchas de estas actividades se complementan con actividades dirigidas especialmente a mujeres, buscando favorecer su incorporación al mundo empresarial. Es el programa PAEM.

C) El tercer nivel hace referencia a empresas constituidas. A estas empresas les ofrecemos asesoramiento y procesos de mentorización para ayudar a desarrollar los puntos más críticos de su estructura empresarial. Este año han participado hasta 25 empresas.

  • El programa Mentores es todo un clásico en las Cámaras de Comercio en el ámbito de consolidación. Se trabaja junto a las empresas en sectores de actividad económica de especial relevancia en Aragón, como son: alimentación, calzado, mecánica y automoción, madera y mueble, etc.
  • Los traspasos de negocio. Es importante poder determinar el valor de un traspaso e identificar los puntos fuertes de una actividad económica en una situación de cambio de titular. La cámara de Zaragoza lleva adelante un plan de transferencia empresarial con la motivación de poder mantener activas estas empresas cuando sus propietarios llegan al final de su vida profesional. Durante el año 2012 ha ayudado a 9 empresas a buscar nuevos propietarios. Por otra parte, ha recogido más de 50 empresas en situación de «traspaso».
  • La compraventa de empresas/negocios responde igualmente al entorno económico actual, en el cual por un lado concurren personas que han perdido sus empleos pero tienen un elevado conocimiento en determinados sectores de actividad y, por otro, quienes finalizan su vida laboral y dejan negocios en funcionamiento con garantías de continuidad o no han sabido adecuarse a las necesidades actuales y necesitan una adecuación al mercado. La Cámara actúa como intermediario objetivo de estas operaciones, poniendo en contacto a compradores y vendedores y haciendo las veces de mediadores para alcanzar un acuerdo entre las partes. El objetivo es mantener los puestos de trabajo y de la actividad económica generada por ellos.
  • Se realizan jornadas informativas sobre aspectos relacionados con el mundo empresa, algunas de ellas focalizadas a un tema de constante actualidad como es la dificultad de financiación de las pymes en general. En ese aspecto ponemos a las empresas en contacto con los responsables de las herramientas de financiación pública. En las jornadas de información sobre financiación para orientar a las empresas y proyectos emprendedores hacia una correcta financiación, en colaboración con ICO y ENISA, participaron más de 200 asistentes.

Si tienes una idea, si quieres que te ayudemos a convertirla en negocio, si quieres dar un paso adelante y decir #emprenderSísepuede, las Cámaras de Comercio están para prestarte esta colaboración.

Queremos trasladarte a ti, también lector, una relación de trece consideraciones a tener en cuenta a la hora de poner en marcha una iniciativa empresarial.

¿Dar consejos a quien monta un negocio? Mejor haremos algunas observaciones para tenerlas en cuenta cuando comienzas a coquetear con la idea de poner en marcha tu propia empresa. Muchos dirán que no es el momento, que es el peor; otros, que es el mejor. Nosotros proponemos que saques tus propias conclusiones escuchando a propios y ajenos.

¿Y por qué decimos esto? El principal efecto económico que la actual situación ha generado en las empresas ha sido un descenso en su volumen de actividad.

La crisis actual, larga y profunda, está ocasionando fuertes desequilibrios. La pérdida de empleo conlleva un descenso de poder adquisitivo que se ha traducido en un frenazo del consumo y una percepción de empobrecimiento general. Pero si se mira con detalle, veremos que en realidad se trata de un paradigma, un cambio de modelo que traerá consigo nuevas formas de consumo y, cómo no, nuevas oportunidades para quien sepa apreciarlas.

¿Quién no ha escuchado eso de «tiempos de crisis, tiempos de oportunidad»? ¿O «a río revuelto, ganancia de pescadores», «quien la sigue, la consigue» y tantos otros refranes recogidos en la sabiduría popular? Todos plasman actitudes y aptitudes de muchos otros emprendedores que en épocas pasadas supieron adecuar sus negocios a las zozobras económicas que les tocó vivir.

¿Y quién es ese ?ser-emprendedor? que sale a flote de todas las tempestades? En la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza nos gusta definirlo como quien es capaz de ver oportunidades y leer su entorno en clave de beneficio donde otros no lo ven. Ese beneficio que inicialmente no tiene por qué ser meramente económico.

Nunca antes tuvimos tanta información sobre tantas cosas. ¿A qué estamos esperando para tomarla, leerla, analizarla y sacar nuestras propias conclusiones sobre cómo obtener conocimiento de aquello que queremos emprender? Nunca antes tuvimos unos medios de comunicación tan potentes para hacernos oír en cualquier parte del mundo, ¿pero sabemos utilizarlos de forma adecuada? Nunca antes hubo tanta gente esperando corprenderse con nuevos productos o servicios, ¿pero sabes dónde están tus clientes? ¿Qué les gusta? ¿Cómo viven? ¿Qué consumen? ¿Preferencias, hábitos, tendencias??

Hay fuerzas que son extrernas o globales y que, aunque influyen en nuestros clientes, no están a nuestro alcance pero sí podemos trabajar nuestras propias capacidades de innovación.

Innovar no es descubrir nueva tecnología ni sólo incluir tecnología; es, por ejemplo, hacer las cosas de forma distinta, más eficiente y de tal manera que el mercado puede percibirlo como «inesperado» o «nuevo» o «diferente». ¿Te has preguntado cómo te ven los demás? ¿Cómo ven lo que vendes? ¿Qué valores y qué mensajes añades a tu producto o servicio? ¿Cuál es la filosofía de tu empresa? Aquí proponemos trece cuestiones a tener en cuenta cuando montes tu propio negocio:

1. El motor de la empresa es el emprendedor

El éxito depende en más del 80 % de la capacidad del promotor del negocio. Es esencial para medir la capacidad de resistencia del emprendedor en esta carrera de fondo que es la puesta en marcha de una empresa. Sin su ilusión, sin su esfuerzo y sin su compromiso, cualquier proyecto está condenado al fracaso.

2. ¿Tienes socios? Definid las tareas de cada uno desde el principio

La maquinaria tiene que estar perfectamente engranada, y para ello todo el mundo debe conocer con exactitud sus funciones y responsabilidades. Definirlas desde el principio facilita la toma de decisiones y evita conflictos innecesarios.

3. Comparte tu idea de negocio

Cuenta a otras personas el proyecto y escucha qué tienen que decirte. Recoge impresiones y consejos, pero no te quedes en las palabras; observa si realmente sus hábitos de consumo coinciden con lo que te han dicho.

A veces nuestro consumo no responde a patrones racionales y es difícil identificar la motivación. Por eso debes contrastar lo que dicen y lo que hacen.

4. Huye de los entornos tóxicos

Busca un contexto que te ayude y te escuche. No te rindas ante las críticas y analiza qué aspectos positivos puedes extraer de ellas para mejorar. Rodéate de gente motivada y ayuda a todos y cada uno de los miembros del equipo a implicarse en los objetivos del negocio.

5. Elabora una estrategia de comunicación sencilla y clara

Desmontemos un mito: el emprendedor no está solo. Quiera o no, interactúa y se comunica constantemente con sus socios, empleados, proveedores, clientes, competencia, instituciones? ¿A quién nos dirigimos? ¿Qué mensajes queremos transmitir? ¿Qué herramientas utilizaremos para comunicarnos? ¿Cuándo y cómo? ¿Cómo vas a compaginar tus acciones on line y off line? Elabora una estrategia de comunicación, tanto interna como externa, sencilla y clara. En la comunicación residen los valores de tu empresa y la imagen que transmites. Infórmate bien sobre la legislación de tu sector. Una vez que tengas una idea de negocio en la cabeza, deberás empezar a pensar en cómo vas a vender ese producto o prestar tal servicio. Para construir ese modelo de negocio lo primero que debes hacer es informarte sobre la normativa que rige dicho sector. ¿Necesitas un local de negocio para desempeñar la actividad? ¿Qué requisitos debe cumplir ese local? ¿Debes poseer una titulación oficial para poder realizarlo? Registros, permisos, homologaciones...

No puedes valorar si es económica o técnicamente viable tu idea si no conoces los requisitos que deberás cumplir.

6. Establece objetivos asumibles

Coge papel y bolígrafo y fija los objetivos de tu empresa, tanto de ventas como de posicionamiento en el mercado. ¿Adónde quieres llegar? ¿Cuánto necesitas vender? Los objetivos tienen que ser realistas, asumibles y concretos tanto para ti como para tus colaboradores. Eso no quiere decir que no puedan ser ambiciosos. La autoexigencia ayudará a alcanzar antes tus metas. Y, sobre todo, marca plazos. ¿Quieres incrementar tu base de clientes en un 5 %? ¿Aumentar las ventas un 7% durante la campaña navideña? Define cuánto plazo te das. Pero también debes analizar los resultados obtenidos y, si no los has alcanzado, determinar qué ha fallado y cómo subsanarlo o corregirlo. Medir la evolución de los objetivos ayudará a reorientar la estrategia de tu negocio.

7. Genera estrategias de cooperación incluso con tus competidores

Suma fuerzas, comparte recursos, capacidades, conocimientos o actividades con otros emprendedores y, además del ahorro económico, ambos podréis aprovecharos del mutuo aprendizaje y mejorar vuestra posición competitiva y generar nuevas sinergias. Y ahora, en tiempos de crisis, más que nunca. ¿Tienes un comercio de ropa? Crea un escaparate temático en el que se combinen tus productos con los de otro negocio, y viceversa. ¿Necesitas un servicio concreto y muy puntual? Habla con el proveedor para ver cómo podéis establecer un acuerdo satisfactorio para ambos. ¿Vas a negociar un pedido con un proveedor? Contacta con otros negocios de tu sector para hacer un pedido mayor y obtener mejor precio.

8. Invierte en imagen

Tu imagen es la carta de presentación y transmite los valores de tu empresa y tu profesionalidad. Desde la fachada del negocio a la web o la firma de tu correo electrónico, todo comunica y te define. Recomendamos que recurras a profesionales para diseñar tu logotipo o elaborar tu página web. Ellos sabrán aconsejarte sobre tipografías, colores corporativos o disposición de los elementos. Una imagen profesional transmite profesionalidad y, en consecuencia, te ayudará a vender.

9. Escucha a tus clientes y observa a tu competencia

No dejes de mirar a tu alrededor: qué hace tu competencia y qué novedades se mueven en otros sectores. Te ayudará a generar ideas que puedas adaptar a tu negocio y a mejorar o renovar tu oferta de productos y servicios. Si el negocio funciona bien desde el principio, será una estupenda noticia pero no te acomodes: piensa cómo mejorarlo continuamente.

Y escucha a tus clientes y pregúntales. El consumidor está esperando que le consultes sobre qué apreciación tiene de tu servicio o sobre la satisfacción del producto adquirido. Lanza encuestas de satisfacción o habilita espacios donde recoger sugerencias y mejoras. Las adecuaciones sobre las sugerencias de mejora son una eficiente herramienta para fidelizar clientes. Por ejemplo, si tus clientes prefieren comprar por Internet, ¿tienes definida una buena estrategia de comercio electrónico que abarque desde la usabilidad al servicio posventa?

10. Especialízate y busca tu nicho de mercado

Es muy probable que el mercado en el que operes ya exista competencia. Demasiada, en muchos casos. Especialízate en productos y servicios concretos y conviértete en el referente. No dejes de hablar sobre las excelencias de tu producto, cómo usarlo, qué beneficios aporta, etc. Rodéate de personas expertas en la materia que te pueden dar las claves para destacar. Busca tu nicho de mercado y aprovecha las oportunidades que dejan tus competidores. Quién sabe, tal vez donde mejor te desenvuelvas sea en el long tail.

11. Identifica tus puntos fuertes y mejora tus oportunidades

¿Sabes por qué te compran tus clientes? ¿En qué destacas frente a tus competidores? ¿Qué puedes y debes mejorar? Elabora un DAFO en el que recojas las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de tu negocio.

12. Genera una buena experiencia de compra

Para conseguir que tu producto sea recordado y se repita o recomiende su consumo, debes conseguir generar una experiencia de compra satisfactoria y asociar el consumo a unos valores en los que tu cliente se pueda sentir representado. Ninguno de nosotros quiere sentirse igual al resto, así que debes preconizar los valores por los que el cliente ha elegido tu producto/servicio para crear esta experiencia.

13. Adáptate a las necesidades y a los hábitos de compra

Es muy importante que conozcas quiénes son tu público objetivo, qué buscan, cómo se comportan, qué hábitos de consumo tienen, qué valoran? Sólo así podrás facilitarles una atención adaptada a sus necesidades que puede marcar la diferencia con la competencia. No te quedes sólo con lo que están haciendo los competidores; asegúrate de que no existe otra manera mejor de hacerlo.

14. ¿Cuáles son las claves de tu negocio?

¿Por qué tu producto es distinto al de los competidores? ¿En qué destacas: precio, calidad, producto, servicio, atención al cliente?? Si no quieres que tus clientes se queden con el producto de la competencia, tendrás que darles algo distinto. Si sabes qué es lo que mejor haces, podrás explicar en qué eres distinto.

No existe una fórmula magistral para el éxito, pero te aseguramos que podrás ponerlo en marcha si realmente crees en tu proyecto y lo trabajas, si buscas apoyo y consigues implicar a todas las partes. La fórmula del éxito la tienes tú porque la idea es tuya y, aunque quieran copiártela, nunca podrán hacerlo igual que tú.

Cuanto más cercanas sean las personas con quienes contrastes tu proyecto, amigos y familia, más puede costarles escuchar con objetividad. Cuantas más fuentes de información acumules, más pistas tendrás sobre lo que va a ocurrir en el mercado y cuáles son sus necesidades, y así podrás anticiparte.

Imprimir