Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

20

Abril 12

Españoles en Uruguay

Estudio de la situación actual de los españoles residentes en Uruguay

 La situación actual de la población española, sobre todo en materia laboral y económica, favorece la emigración a otros países, entre los que se encuentran los latinoamericanos, considerados destinos de gran atractivo al contar con la ventaja de tener un idioma común.

Según datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al 1 de enero de 2012, hay 60.046 residentes españoles en Uruguay, de los cuales 28.159 son hombres y 31.887 mujeres.

Para comprender el porqué de este volumen de migración, se hace imprescindible analizar las características sociodemográficas y otros aspectos relacionados con la situación económica y de empleo de partida, con el fin de obtener las causas que han propiciado el traslado de residencia a Uruguay, así como las posibilidades de adaptación y crecimiento de los españoles en este país. De la misma manera, el análisis de estos factores facilita la obtención de datos referentes a las posibles carencias de este colectivo emigrante, que constituyen barreras para su desarrollo personal, profesional y social.

El Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) , fundación sin ánimo de lucro cuya principal actividad se centra en la formación para el empleo y en la investigación social, es consciente de esta situación y por ello ha ejecutado el proyecto Conocimiento de la situación actual de los españoles residentes en Uruguay, financiado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, a través de la de la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior.

Con el propósito último de detectar la situación personal, social y laboral actual de los españoles residentes en Uruguay, la investigación se llevó a cabo mediante el análisis de fuentes documentales e institucionales y el desarrollo de técnicas cualitativas (entrevistas y grupos de discusión) y cuantitativas (encuestas). Los principales resultados han sido:

  • La población de Uruguay se constituye esencialmente a partir del aporte de grupos de inmigrantes. Los pueblos indígenas originales fueron desapareciendo debido a la discriminación y el exterminio hasta el siglo XIX. En la actualidad, la inmensa mayoría de los uruguayos son descendientes de europeos (españoles e italianos principalmente), con minorías mestizas y negras.
  • El 74% de los inmigrantes españoles en Uruguay, nacidos en España, provienen de la Comunidad Autónoma de Galicia. El resto se distribuye entre prácticamente todas las comunidades autónomas.
  • El mercado de trabajo español actual propicia la opción de desplazarse en busca de otros mercados laborales menos saturados, donde las posibilidades de empleo sean mayores. Otras opciones que incitan ese desplazamiento son la posibilidad de que uno de los miembros de la unidad familiar tenga parientes en el país de acogida y la experiencia de vivir en un medio cultural diferente.
  • A diferencia de otros países latinoamericanos, en Uruguay no se da la circunstancia de que los españoles vivan en una zona concreta, sino que están diseminados en diferentes barrios y áreas, más en función de su nivel socioeconómico que por su nacionalidad. Además, la mayoría tiene casa en propiedad.
  • Al igual que en España, los más jóvenes señalan que es difícil adquirir una vivienda porque los precios son muy altos y sus salarios muy bajos, por lo que resulta complicado independizarse. Añaden que muchos de sus amigos o conocidos tienen que compartir vivienda durante un tiempo si quieren independizarse de sus padres.
  • Respecto a los recursos mensuales de la unidad convivencial, la mayoría se encuentra por encima de 25.000 pesos uruguayos (+/- 957.83?), más de cuatro veces el salario mínimo interprofesional.
  • Es necesario resaltar que al igual que en España, los salarios de las mujeres son más bajos que los masculinos, y lo mismo ocurre con los trabajadores más jóvenes.
  • Los inmigrantes españoles utilizan poco los servicios de asesoramiento y ayuda que ofrecen las Administraciones españolas en Uruguay. Los mayores se dirigen fundamentalmente a los relacionados con la solicitud de ayudas y pensiones (actualmente existen alrededor de 4.000 pensionistas asistenciales).
  • Uruguay cuenta con un sistema mixto de salud (público y privado). El Ministerio de Salud Pública es el responsable de normalizar, evaluar y fiscalizar la atención a la salud en todo el país, tanto para la asistencia pública como privada. Prácticamente la totalidad de la población española se encuentra afiliada a una institución de asistencia médica privada.
  • El sistema educativo uruguayo es público y gratuito en todos los niveles, desde la educación primaria hasta la universidad; y la enseñanza, obligatoria hasta los 16 años. Los estudios superiores siguen estando muy bien considerados, por lo que aumentan las probabilidades de emigrar en busca de trabajos relacionados con los estudios cursados en España.
  • Su nivel educativo es medio-alto. Al ser una educación gratuita, muchos españoles han accedido a la educación superior, y bastantes han conseguido llegar a altos cargos en las empresas. No obstante, no todos optan por esta alternativa porque también existe la formación en oficios, impartida por la Universidad del Trabajo de Uruguay (UTU). Según han afirmado algunos de los participantes en el estudio, este tipo de formación va mejorando, pero hasta la fecha no ha gozado de buena fama debido a la baja calidad de los contenidos y a la carencia de un control de acceso en términos del mínimo nivel educativo previo necesario. Al ser un país donde la titulación universitaria es tan importante, los jóvenes que obtienen un certificado de estudios de la UTU encontrarán, presumiblemente, más dificultades a la hora de acceder al mercado de trabajo ya que este título no está valorado.
  • La formación no reglada no es habitual, no existen planes formativos subvencionados en las empresas y no hay apenas formación gratuita para los adultos. Las entidades privadas ofrecen cursos a un alto coste que la mayor parte de las personas no se pueden permitir.
  • Los trabajadores uruguayos en general no son emprendedores, no crean empresas, no abren fábricas; lo que quieren es trabajar por cuenta ajena o ser empleados públicos, ya que tienen salarios relativamente altos y muchos otros privilegios. En el caso de los trabajadores españoles, muchos dirigen sus pequeñas empresas y, en la actualidad, lideran los sectores de hostelería, gastronómico y hotelero, y la empresa más importante de transporte colectivo de Montevideo pertenece a dueños de nacionalidad española.
  • Según datos aportados por las encuestas, la situación laboral de estos españoles residentes en Uruguay es, en un porcentaje muy elevado, favorable, puesto que el 72,2% está ocupado, frente al 20,3% que confirma encontrarse en situación de desempleo.
  • Las dificultades más destacadas para la búsqueda de un empleo se encuentran en la falta de conocimiento de lenguas, la carencia de redes de apoyo, la escasez de empleo en el sector de interés, ser demasiado joven o tener una edad avanzada.
  • Los españoles en situación de desempleo consideran que la opción más importante para mejorar su situación laboral es la participación en cursos de formación. Como opciones complementarias, señalan ampliar la red de contactos y contar con un mayor conocimiento del mercado de trabajo.
  • La estrategia de las Administraciones públicas para mejorar las tasas de desempleo se basa en fomentar el empleo público (a través de oposiciones), cuando lo que se debería promover es la capacitación de la juventud, incidiendo en la formación específica para los jóvenes desempleados.
  • La formación a lo largo de la vida es un elemento esencial para mejorar la cualificación y la empleabilidad. A los trabajadores españoles ocupados les interesa recibir cursos transversales como: computación (informática), idiomas, emprendimiento (creación de empresas) y habilidades (negociación, resolución de problemas, automotivación, atención al cliente). En el caso de los trabajadores desempleados, los intereses se mueven en los mismos ámbitos (informática, idiomas), aunque se añaden cursos como técnicas de búsqueda de empleo y elaboración del currículum.
  • Las barreras de acceso a la formación con las que se encuentran son: escasez de información sobre las entidades que ofrecen formación a los trabajadores españoles en Uruguay, falta de tiempo, ausencia de información sobre la oferta formativa, elevado precio de los cursos e incompatibilidad de horarios de trabajo y asistencia.

Estos son algunos de los resultados obtenidos. Para tener más información o profundizar en datos de la población, la economía, los sistemas político, educativo y de salud, el mercado de trabajo, el contexto histórico de la emigración española, así como la situación actual de los españoles residentes en Uruguay, contactar con:

IFES (edificio central)

  • Calle Canarias 51
  • 28045 (Madrid)
  • Teléfono: 915 064 930
  • ifes@ifes.es
Imprimir