Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

11

Julio 08

Servicio de Orientación de IFES Baleares

Al hablar de orientación hay que mencionar dos perspectivas: una del servicio dado desde un proyecto social financiado por la comunidad autónoma y el Fondo Social Europeo, y otra la de entender la orientación como un servicio social externalizado por la Administración hacia los agentes sociales, desde los que se intenta cubrir las faltas de habilidades de los demandantes de empleo y aportar las herramientas que la persona en desempleo necesita y que le facilitará la nueva incorporación al mercado laboral.

El proyecto se inicia con el envío de los usuarios por parte del SOIB (Servicio de Orientación de las Islas Baleares). Son las personas con las que el orientador iniciará un itinerario personalizado de inserción, que acabará derivando en actuaciones más adecuadas para el acompañamiento del usuario en su proyecto de inserción y proporcionando herramientas necesarias que fomenten su autonomía de cara a lograr y mejorar su ocupabilidad.

Estas actuaciones van desde una entrevista personalizada en la que se detecta y evalúa el perfil sociolaboral del usuario, adaptándolos y desarrollándolos para acabar en una fructífera búsqueda de trabajo. Esto se completa con la impartición de talleres de búsqueda activa de empleo, en los que, partiendo de la detección de sus habilidades y competencias profesionales, se enseña al usuario técnicas y estrategias de búsqueda, trasmitiéndole un mayor y mejor conocimiento del mercado laboral, que tendrá como principal finalidad la incorporación de la persona al mercado de trabajo.

La segunda perspectiva contempla el proyecto desde la cobertura de una necesidad social que, ante la insuficiencia e incapacidad de la Administración, acaba derivando hacia los agentes sociales el compromiso social que atañe a la mejora y revitalización del mercado de trabajo, así como al desarrollo de los recursos humanos con los que se cuenta.

Hablamos de programas destinados a una sociedad necesitada de información útil, práctica, necesaria para las personas que en su mayoría el sistema inhabilita ante la falta de recursos, formación y de competencias, lo que acaba agudizando una situación difícil que se convierte en un proceso circular en el que la búsqueda de trabajo termina siendo un problema de vital importancia llevando a la insatisfacción y descontento de quienes se ven en el trance de cómo acceder a ese mercado intransigente, exigente y competitivo.

Dotar a los trabajadores de formación, orientándoles a que desarrollen y potencien sus competencias, requiere tener detrás un apoyo del Gobierno a estos proyectos y un sistema laboral que acoja con dignidad e igualdad, dándoles oportunidades de trabajo justas y de futuro.

Hay que abogar desde los sistemas de orientación y las instituciones sociales como esta a seguir dotando a los recursos humanos más desfavorecidos de nuestra sociedad del desarrollo profesional necesario para tener unos trabajadores más estables, más competitivos, con un mejor desempeño en el trabajo, todo ello a través de proyectos de orientación y formación, y con un compromiso directo en la generación de una sociedad más profesional, más preparada, más moderna.

IFES Baleares
Imprimir