Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

11

Julio 08

Orientación e inserción laboral

Sin lugar a dudas, la orientación y la inserción laboral se están erigiendo en estrategias y herramientas efectivas, junto con la formación, en el desarrollo profesional y social de los países.

No son pocas las referencias a políticas, directivas, normas y leyes que, sobre todo a partir de la Cumbre de Lisboa, no las consideran. Incluso podría aludirse a todo un conjunto de dispositivos, instrumentos y herramientas creados al servicio de dichos procesos como son el Ploteus y Eures, de ámbito europeo, u otros tantos nacionales.

En nuestro país, su relevancia se evidencia en la propia consideración normativa en clave de ley orgánica (Ley de las Cualificaciones y de la Formación Profesional), que dedica todo el Título III a la información y la orientación profesional.

Esta consideración no es más que el reconocimiento de un derecho que hay que garantizar para informar de las oportunidades de acceso al empleo, las posibilidades de adquisición, evaluación y acreditación de competencias y cualificaciones profesionales y del progreso a lo largo de toda la vida (art. 14.1), e informar y asesorar sobre las diversas ofertas de formación y los posibles itinerarios formativos para facilitar la inserción y reinserción laborales, así como la movilidad profesional en el mercado de trabajo (art. 14.2). De alguna forma, asumimos desde esta lógica que la orientación y la inserción, amén de estrategias, procesos, herramientas e instrumentos, son servicios que hay que garantizar en la dinámica formación-empleo.

Nuestra revista es igualmente sensible a la importancia y el protagonismo de ambos procesos en la formación y el empleo (gestión, diseño, desarrollo, evaluación, asesoramiento, acompañamiento, reconocimiento...) tanto de la formación profesional inicial como la propia formación profesional para el empleo. En este número hemos querido centrar la mirada en la realidad de la práctica de ambos procesos, eligiendo algunos ejemplos de herramientas, estrategias, modelos, buenas prácticas... en clave de artículos.

No debemos tampoco olvidar, aunque desborde los propósitos de este número, la consideración de la emergencia y la profesionalización de todo un conjunto de actores que intervienen en dichos procesos.

Imprimir