Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

11

Julio 08

La UGT en orientación profesional

Una experiencia de ugt en orientación profesional para trabajadores en activo (OPTA)

En un entorno productivo cada vez más globalizado y un mercado laboral sometido a continuos cambios, el capital humano es factor clave para afrontar la realidad social y económica, así como a las demandas y exigencias del mercado de trabajo. Por ello, entre otras, son recomendables acciones de apoyo y acompañamiento, en especial, las destinadas a favorecer una orientación profesional integrada y de calidad que contribuya a la vinculación del empleo y la formación.

La falta de cualificación profesional inicial, que en España afecta a unos 13 millones de trabajadores, es un obstáculo tanto para la inserción como para la mejora y el mantenimiento del empleo. Resulta necesario articular respuestas que minimicen las barreras que condicionan a los ciudadanos el acceso a mecanismos de información y asesoramiento de calidad, con relación a las oportunidades de desarrollo personal y profesional, a lo largo de toda la vida.

En nuestro país, tanto la Ley Orgánica de las Cualificaciones y de la Formación Profesional como los Acuerdos de Formación Profesional para el Empleo, y su reciente desarrollo normativo, RD 395/2007, que regula el subsistema de formación profesional para el empleo, inciden en la necesidad de integrar la información, la orientación profesional y la formación para contribuir a la mejora de las competencias profesionales de los ciudadanos y la competitividad de las empresas.

Para la Unión General de Trabajadores, la orientación profesional es un instrumento efectivo que garantiza el derecho de todo ciudadano a la libre elección de una profesión determinada. Para ello, ha de ser un proceso individualizado y personalizado «cuya derivación futura podrá ser que su experiencia profesional pueda ser acreditada, por el sistema público correspondiente, mediante un documento acreditativo de competencias y cualificaciones profesionales» , dentro de un sistema integrado de información y orientación y que abarque al conjunto de la población activa, tanto trabajadores desempleados como ocupados. Coordinándose las iniciativas existentes en los Centros de Formación para el Empleo y en los Servicios Públicos de Empleo y con un papel relevante de las organizaciones sindicales y empresariales.

La orientación profesional debe ser entendida como un proceso destinado a acompañar al trabajador «en el proceso de toma de decisiones y el establecimiento de estrategias para la mejora de su empleabilidad de manera independiente y autónoma» además de informarle y asesorarle sobre herramientas y recursos que permitan mantener actualizadas sus competencias profesionales, contribuyendo a su proyecto personal y profesional.

La UGT lleva más de quince años trabajando en temas de orientación y, desde 2005, tiene abierta una línea de investigación cuyos resultados apuntan a un servicio integrado de información y orientación para trabajadores que quieren acceder, mejorar y/o mantener su empleo, a fin de que dispongan de una atención personalizada y gratuita.

En este Servicio de Orientación Profesional para Trabajadores en Activo (OPTA), de ámbito estatal, se ofrece al trabajador el acompañamiento y el apoyo necesarios para definir su objetivo profesional y diseñar un plan de acción adaptado a sus intereses, relacionado con las necesidades del mercado laboral.

Proceso

El proceso de orientación

Para que el funcionamiento del proceso de orientación sea eficaz y eficiente, el Servicio se estructura en cinco áreas claves que interactúan como una red donde las funciones clave, orientación y formación, se entrelazan con funciones de gestión y documentación; y, con la prospección e innovación de la investigación, dirigido y planificado por la coordinación que da unidad de acción a la estructura.

Todo ello con la finalidad de apoyar a los dos actores fundamentales del mismo: el orientado y el orientador. El orientado es el protagonista que tiene que estar motivado en todo el proceso para iniciar un trabajo continuo de mejora de su situación laboral, tomando decisiones y llevando a cabo la consecución de sus metas para alcanzar su objetivo profesional. Pero sin el orientador como referente tampoco habría orientación.

La orientación profesional es una ocupación que conlleva tal cantidad de conocimientos y actividades que es imposible que se aglutinen en un único profesional. Por ello, es necesario el respaldo de un equipo de profesionales multidisciplinar y especializado en las distintas gestiones y áreas de conocimiento, que trabaje de forma coordinada y organizada para dar respuesta a cualquier demanda de los trabajadores.

Cuando un trabajador busca ser orientado, tiene como referente al orientador, pero ambos están respaldados por un equipo de orientación que desarrolle tareas en las diferentes áreas mencionadas.

Se entiende el proceso de orientación como una tarea colaborativa y estratégica que necesita de la interrelación de orientadores, orientados y contenidos de la orientación.

El orientador , mediante sucesivas acciones de orientación, acompaña al orientado durante todo el proceso y le ayuda en la búsqueda, mejora y/o mantenimiento del empleo, siendo un referente continuo. Su finalidad es que el orientado viva de forma autónoma y eficaz el proceso informando y facilitando, en paralelo, las herramientas e instrumentos necesarios que desarrollen sus competencias profesionales.

Durante la relación orientado-orientador se realizan acciones para el análisis de su trayectoria laboral actual, se define su objetivo profesional adecuado a su demanda y perfil, y se elabora un plan de acción viable que relacione sus intereses personales con las necesidades del mercado. Por ello, no hay un número de sesiones determinadas a priori, y la duración depende de las demandas e itinerarios que se elaboran con los orientados.

El proceso de orientación se caracteriza por su adaptabilidad y flexibilidad a las necesidades de cada usuario, siguiendo un paradigma crítico o reflexivo centrado en procesos más que en resultados, donde los objetivos están en continua revisión y reorganización para adaptarlos a las distintas realidades.

Durante el plan de acción se pueden concretar, en función de cada usuario y del objetivo marcado, cuatro tipos de actuaciones donde:

  • Si el orientado tiene definido su objetivo profesional y su perfil es acorde para el mercado laboral, en función de la ocupación que demanda, se informa y asesora sobre recursos para la búsqueda, mantenimiento y/o mejora del empleo.
  • Si el orientado tiene definido su objetivo, pero necesita actualizarse en alguna área para desempeñar el puesto de trabajo que demanda, se elabora un itinerario formativo.
  • Si el orientado no tiene claro su objetivo profesional, se establece de forma conjunta el objetivo profesional.
  • Si el orientado tiene intención de trabajar por cuenta propia, se le informa sobre los diferentes itinerarios en materia de autoempleo.

Dentro de estas actuaciones, las acciones que pueden realizarse son:

  • Definición de objetivo profesional.
  • Elaboración de carta de presentación y tratamiento de currículum.
  • Preparación de entrevistas.
  • Recursos y herramientas para la búsqueda de empleo.
  • Autoempleo.
  • Información sobre: mercado de trabajo, laboral, formación, homologación de estudios, oposiciones, etc.

Además, dado el colectivo al que se orienta y el marco de actuación, dos acciones relacionadas con la acreditación de la formación y experiencia laboral:

  • Información sobre el proceso de reconocimiento y acreditación de las competencias profesionales.
  • Asesoramiento en la elaboración del dosier de competencias profesionales.

Para el desarrollo de estas acciones, el medio más utilizado por el orientador es la entrevista , convencional o por competencias, presencial o no. Un aspecto fundamental del proceso es la continua revisión de las acciones que se realizan durante el plan de acción, mediante acciones de seguimiento realizadas a través de diversos canales de comunicación.

En todas las tareas del proceso hay herramientas, instrumentos y una gestión de los recursos en constante revisión, actualización y adaptación, con el objeto de facilitar la labor del orientador y la consecución del objetivo del orientado.

Importancia

Por qué es importante este servicio

  • Ofrece a los trabajadores una atención gratuita y personalizada, adaptada a su realidad individual y profesional;
  • la oportunidad de ser asistido por un equipo multidisciplinar que trate su demanda profesional;
  • un asesoramiento personalizado que relacione formación y empleo, que informe y establezca itinerarios formativos adecuados a los objetivos profesionales;
  • una información y orientación sobre el reconocimiento del aprendizaje no formal e informal, herramienta fundamental para los trabajadores sin cualificación profesional inicial, y para los que, teniéndola, no han podido actualizar sus competencias profesionales obtenidas a través de la formación continua y de la experiencia profesional.
  • En definitiva, la UGT ha intentado adelantarse para poder experimentar y ofrecer orientación para el reconocimiento del aprendizaje no formal e informal, a un colectivo potencial de trabajadores que estimamos en torno a quince millones.

Para más información: www.ugt.es/opta y orientacion@ejb.ugt.org

Pilar Carot

Escuela Julian Besteiro - UGT

Área de Investigación y Proyectos.

Secretaria de Coordinación de Políticas Territoriales y Formación para el Empleo - UGT Confederal

Imprimir