Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

04

Noviembre 06

El aprendizaje intergeneracional

Por Tejada Fernández , Grupo CIFO. Dpto. de Pedagogía Aplicada- UAB

Introducción

En el contexto actual de construcción del Espacio europeo de la educación permanente (objetivo prioritario de proceso de convergencia y de los acuerdos de Lisboa), cada vez es mayor el interés por el estudio de las prácticas intergeneracionales de aprendizaje a lo largo de la vida Esto se debe al reconocimiento de la necesidad urgente de comprender el alcance de dichas prácticas y como fomentarlas dentro de una dinámica de integración inclusión social y de reconocimiento del valor de la experiencia y del aprendizaje de vida, así como su intercambio en la construcción social. Actualmente se reconoce que dicho intercambio intergeneracional es bueno y necesario para el desarrollo de las sociedades que promueven la integración y el bienestar de sus miembros.

Existen experiencias donde se ha podido comprobar que la incentivación de las relaciones intergeneracionales contribuye a recomponer comunidades desintegradas y a promover políticas de inclusión social.

Los jóvenes no sólo tienen mucho que aprender de los mayores, sino también mucho que enseñarles. El aprendizaje intergeneracional ofrece valiosas oportunidades no sólo de aprendizaje basado en la experiencia, sino también de que los alumnos adopten nuevos roles.

Sin embargo, podemos toparnos con malentendidos y recelos entre las distintas generaciones. La causa de ello es que tanto los jóvenes como los mayores tienen prejuicios contra la otra generación. La aplicación de buenas políticas intergeneracionales debe corregir estas situaciones de modo que jóvenes y mayores aprendan más los unos de los otros mediante la cooperación. Se trata de convertir el aprendizaje en un puente entre generaciones y proporcionar las oportunidades necesarias para que las personas mayores permanezcan como participantes activos y aprendices tanto en su mundo laboral como en la comunidad.

Conceptos

Algunos conceptos pedagógicos del aprendizaje intergeneracional

El aprendizaje intergeneracional se apoya en una idea básica que es la propia acción o el conocimiento aplicado. De hecho, no es de extrañar que la base teórica psicopedagógica en la que se apoya sea el constructivismo social a partir del aprendizaje significativo.

Esta asunción conlleva algunos implícitos a tener en cuenta. La articulación curricular se organiza en torno a centro de interés. Para ello es necesario y fundamental la realización del análisis de los preaprendizajes previos o lo que es lo mismo el estudio del grupo destinatario por lo que se refiere tanto a sus características personales, de trayectoria profesional, campo de intereses, expectativas, motivación, etc.

Desde la lógica de las estrategias metodológicas se suele apoyar el aprendizaje intergeneracional en modalidades de tándem (o equipos) en interacción. Obviamente quedan conformados por los participantes de las diferentes generaciones que entran en interacción (física o virtual, o mixta, depende el uso de los recursos y la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación). Para la mayor viabilidad del proceso es aconsejable el establecimiento de compromisos, acuerdos o contratos, previa la negociación pertinente.

No debemos olvidar que en esta modalidad organizativa el papel del formador, profesor, o monitor se ha modificado, hasta el punto que dicho papel se diluye o puede ser asumido temporalmente por cualesquiera de las parte en interacción-intercambio. Con todo, hemos de advertir que dicho papel no desaparece, sino que se transforma, pasando a ser un recurso más del propio proceso de enseñanza aprendizaje; de monitor a moderado o facilitador del aprendizaje.

El desarrollo aconsejable de esta modalidad de aprendizaje a lo largo de la vida es la conformación de las comunidades de aprendizaje (presenciales o virtual, como antes hemos insinuado), donde el adulto o los mayores pueden ofrecer en el proceso de intercambio la experiencia y los jóvenes ofrecer conocimiento. En cualquier caso, tanto unos como otros incrementas sus oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida.

En esta descripción rápida que estamos realizando no debemos olvidar, aunque sea como un apunte final, que el aprendizaje intergeneracional es exitoso si existe un cierto nivel de cualificación o base para el intercambio. Sus críticos se apoyan precisamente en este punto para realizar sus desconsideraciones. No debemos olvidar en este punto que el aprendizaje intergeneracional se contruye a partir del propio autoaprendizaje y para ello se han de tener una buena formación de base o experiencia profesional consolidada.

De lo que no cabe duda es que el ámbito sociolaboral el intercambio de experiencias se erige en una de las estrategias más importantes para del desarrollo personal y socioprofesional.

Factores

Factores del aprendizaje adulto y joven

No debemos olvidar a la hora de afrontar cualquier planteamiento de aprendizaje intergeneracional que existen todo un conjunto de factores de distinta procedencia (somáticos, sociales, psicológicos, pedagógicos y biográficos) que afectan el mismo. No vamos a profundizar sobre este particular, pero si conviene al menos considerar algunos de ellos, atendiendo al adulto o al joven, por separado.

El adulto cuenta con algunas ventajas en el momento del aprendizaje y es que éste puede llegar a ser realmente significativo al estructurarse de acuerdo a sus conocimientos previos, a sus intereses, experiencias expectativas y preaprendizajes.

Por el contrario, cuenta con algunos inconvenientes cuales son el disponer de menor velocidad en muchas facetas, barreras propiciadas por los aprendizajes previos, además de la ansiedad, que impiden la integración de nuevos aprendizajes. De ahí la importancia del desaprendizaje para poder incorporar nuevos saberes.

Si reparamos en el joven, sabemos que cuenta con mayor fortaleza memorística y mayor rapidez mental para comprender nuevas situaciones rápidamente o combinar nuevos hechos.. Por el contrario, cuenta con mayores vacíos de conocimiento, baja motivación, poca concentración e incluso falta de estrategias cognitivas.

Con todo, existen algunas claves para garantizar el éxito en el aprendizaje intergeneracional: a) conformar un contexto significativo de enseñanza-aprendizaje, esto es, relacionar el mismo con los conocimientos previos, experiencias, intereses, prácticas, etc.; b) diseñar materiales estructurados y ajustados a su nivel de conocimiento y decodificación; c) conformar círculos de aprendizaje, tandems o constituir comunidades en tal dirección; y d) posibilitar un feed-back rápido y autoevaluación para no disminuir la motivación inicial.

Aspectos

Aspectos del encuentro entre generaciones

Considerando los apuntes anteriores, no cabe duda que el encuentro entre generaciones conlleva toda una serie de ventajas y de oportunidades para el aprendizaje a lo largo de la vida. De hecho, podemos considerar que:

  • 1.- Se incrementa la longevidad laboral, así como su participación como ciudadanos , al aprovechar su experiencia (experticia) para generaciones más jóvenes).
  • 2.- A la vez, proporciona oportunidades para que los mayores permanezcan como aprendices activos en el trabajo o en la comunidad mediante su experiencia e intercambio.
  • 3.- Las historia de vida se convierten en un gran recurso para el aprendizaje de los jóvenes, por cuanto el aprendizaje de la experiencia socioprofesional de los mayores puede actuar en vez del concoimiento ((estable-fijo-cerrado-acabado) que ofrecen los libros o recursos materiales. En el proceso de aprendizaje.
  • 4.- Se incrementa la curiosidad y el descubrimiento de nuevas realidad tanto para los jóvenes como para los mayores. Los primeros al interesarse por nuevos conocimientos-saberes vivos, y los segundos también por tenerlos que organizar de manera que pueden ser efectivos en el intercambio. A la vez, los mayores incrementan su motivación por los nuevos conocimientos y las nuevas herramientas ante la necesidad de seguir siendo activos laboral y socialmente.
  • 5.- Hoy día, gracias a la tecnología podemos superar las barreras espacio temporales y se pueden tender puentes geográficos entre las diferentes generaciones. De hecho, existen muchas experiencias de virtualización donde se está apostando por la creación de las comunidades virtuales de aprendizaje, donde todos ofrecen algo para poder igualmente aprender algo ajustado a sus necesidades.
  • 6.- La reversibilidad de los roles de enseñante y aprendiz es una posibilidad relevante en este escenario de intercambio entre jóvenes y mayores. También puede convivir en el proceso de intercambio la tutoria entre iguales y otras modalidades de asesoramiento y aprendizaje (mentoring, coachig, etc.) con independencia de quien asuma en cada momento el rol docente y el rol discente, joven o adulto.
Imprimir